jueves, 4 de agosto de 2022

La legislación rusa castiga con un máximo de diez años

La Justicia rusa condenó este jueves a 9 años de cárcel a la baloncestista estadounidense Brittney Griner por posesión y contrabando de drogas. La juez, Anna Sotnikova, consideró a la deportista “culpable de cometer el delito” estipulado por los artículos 228 y 229.1 del código penal ruso (tenencia y tráfico de drogas). Consideró un atenuante tanto la admisión de culpa de la ciudadana estadounidense como sus logros como jugadora de baloncesto, campeona mundial y olímpica. Griner, que fue detenida en febrero pasado en un aeropuerto de Moscú con aceite de cannabis en la maleta, dijo entender el fallo y apenas mostró emoción alguna, pese a su severidad. Sus abogados, que esta semana pusieron en duda como prueba las muestras de cannabis tomadas por la policía rusa tras su detención, adelantaron que recurrirán el fallo. El fiscal consideró que “la culpa de Brittney Griner ha sido probada completamente”, la defensa había pedido su absolución o, en su defecto, la menor pena de cárcel posible. La legislación rusa castiga con un máximo de diez años de cárcel el delito cometido por la estadounidense, de 2,06 metros y que milita en el equipo ruso UMMC de Yekaterimburgo. Previamente, la condenada había admitido hoy su “error”, pero también pidió clemencia durante la vista celebrada en el tribunal urbano de Jimki, en la región de Moscú. “Cometí un error sin mala intención y espero que el fallo no acabe con mi vida”, dijo. El Gobierno estadounidense considera que la detención de la baloncestista al cruzar la frontera con aceite de cannabis fue “errónea” y demanda su inmediata liberación, al igual que muchas estrellas de la NBA y WNBA, mientras el Kremlin negó que el proceso tenga un “trasfondo político”. El secretario de Estado de EU, Antony Blinken, propuso la pasada semana a su colega ruso, Serguéi Lavrov, el canje de Griner y Paul Whelan, condenado a 16 años por espionaje, por el “mercader de la muerte”, Victor But, que sirve 25 años de cárcel en una prisión estadounidense. Recientemente, la Casa Blanca rechazó la “contrapuesta” de Rusia, que quería incluir a un segundo preso ruso en el intercambio, el checheno Vadím Krásikov, según informó la CNN.